Grupos de Presión Vs Interés Público Nacional


Por: Jorge Darío Díaz D. | Publicado el: 12 octubre 2021

En la actualidad estamos viviendo momentos de gran efervescencia socio-política, donde la vehemencia de los participantes nos puede llevar a polarizaciones en vez de consensos.

Desde el gobierno se arguye que son acciones políticas para desestabilizar, promovidas por rabiblancos, oligarcas, nueva cruzada civilista y desde la oposición se habla de reivindicaciones sociales, mejorar la democracia, etc.

Si prestamos atención a la prensa escrita, televisión, radio y la omnipresente radio bemba, sobre los acontecimientos de la vida cotidiana, se presentan desde perspectivas particulares propuestas por diferentes grupos en los que sustentan sus reclamos o aspiraciones.

Sin tener presente consideraciones valorativas ni éticas, se percibe a través de los medios, en estos momentos de inicio de apertura post pandemia, expresiones de insatisfacción y defensa frente a medidas adoptadas por el gobierno para volver a la estabilidad.  Se presentan a continuación algunos ejemplos:

  • Aceptación general por efectividad del proceso de vacunación.
  • Se reclama aumento de porcentaje de aforo en establecimientos de servicios como restaurantes, bares, discotecas, gimnasios, estadios, etc.
  • Discrepancias en pro y contra, entre los que apoyan los subsidios a empleados suspendidos y desempleados y los otorgados con anterioridad a empresas.
  • Opiniones sobre ajustes presupuestarios que incluyan gastos no esenciales.
  • Reclamos por falta de medicamentos en la Caja de Seguro Social y lentitud de los procedimientos de adquisición de los mismos.
  • Discrepancias sobre medidas de protección agropecuaria e industrial que supuestamente afectan las importaciones.
  • Discrepancias por medidas financieras de los bancos e intervención de la Asamblea.
  • Críticas a los procedimientos de adquisición de medicamentos que parece favorecer la formación de oligopolio.
  • Actuaciones de diputados que reflejan, más acción de equipo político que de partido nacional.
  • Denuncias por reincorporación lenta de trabajadores con contratos suspendidos.
  • Llamado de atención de clientes por aumentos significativos en los precios por servicios y productos.
  • Lentitud en los procesos pendientes para reactivar proyectos de construcción inconclusos por abandono de los contratistas.
  • Y no dejan de faltar intervenciones relativas al diálogo sobre los programas de la Caja del Seguro Social como el IVM y las modificaciones al Código Electoral.

Con miras a comprender este comportamiento y tratar de actuar responsablemente, ya que más allá de las discrepancias grupales e individuales, pareciera que no nos van a llevar a ningún entendimiento; tengo a bien presentar unos conceptos emitidos por Jean Heynaud – Los Grupos de Presión – 1960, que podrían darnos luces para actuar en este multidiálogo de sordos. Veamos una síntesis de algunos de sus planteamientos.

Clasificación de los grupos de presión: Reflejan la estructura socio-económica y querellas ideológicas del país.

  1. Las Organizaciones Profesionales: Sector Patronal, Agrícola, Laboral.
  2. Agrupaciones de Vocación Ideológica: Moralistas, religiosas, racistas, movimientos sociales.

Elementos de Poder de los grupos de presión: son cuatro.

  1. Básicos: número de integrantes y capacidad financiera.
  2. Organización: calidad de los dirigentes, amplitud de la red de relaciones que logran constituir con el dinero (en el parlamento, ministerios, medios de información y la oligarquización).
  3. Status Social: Reputación del grupo ante el público.
  4. Acción Individual y Colectiva: Grandes Firmas y Grandes Negocios. Evitan actuar al descubierto y lo hacen a través de participar en agrupaciones sociales.

Métodos de presión de los grupos de presión: Son múltiples y se usan en un momento u otro; son cinco.

  1. La Persuasión: Presentación de argumentos ante autoridad competente.
  2. Amenazas: Campañas de no reelección, despidos, circunstancias de la vida privada.
  3. El Dinero: Financiamiento a partidos políticos; corrupción: entrega de suma global o mensualidad, nombramiento de familia, regalos.
  4. Sabotaje a la acción gubernamental: Negativa a cooperar.
  5. 5. Acción Directa o prueba de fuerza: Huelgas, barreras y bloqueos de vías, manifestaciones de masas.

Conclusión – Aprendizaje

Consideramos que estos conocimientos son útiles para no exagerar ni subestimar el funcionamiento de los grupos de presión, pues está impregnados de subjetivismo y sectarismo, en cuanto a sus motivaciones y valores.

Finalmente, J. Meynaud (1960), presenta una evaluación general sobre los grupos de presión:

“-Si bien es cierto que los grupos de presión presentan peligros, también prestan servicios”.

“-Las cuestiones planteadas por ellos merecen la atención de la sociedad”.

“-Su actividad tiene algo de insoportable para el ciudadano medio y para un observador profesional si se deja llevar por su inclinación personal”.

“-Buscan beneficios parciales o sectarios que a veces no perjudican al resto de la comunidad, pero a veces sí”.

“-Hay densos actores de la sociedad que son incapaces de organizarse y se convierten en víctimas permanentes de los grupos de presión y pueden llevar a abusos”.

“-Hasta en los casos en que es sincera la innovación al bien público se considera como una habilidad táctica o una mistificación”.

“-La fuente más profunda de divergencia reside en la interpretación que se da al interés público”.

“-La fórmula de ver el interés público como una resultante de la totalización de las preocupaciones particulares, es demagogia… si estas fórmulas se ponen en el papel, es difícil llevarlas a la práctica”.

“-La actitud de la autoridad pública, siempre está encaminada a defender y enriquecer a la facción dominante”.

Al observar el contexto en que se dan los planteamientos, pareciera un dialogo de multi-sordos; cuando debe prevalecer la ecuanimidad y medir consecuencias.

El autor es Magister en Administración de la Educación, Universidad de Nuevo México, Albuquerque, Estados Unidos; Magister en Desarrollo de Sistemas Educativos con especialización en Administración de la Educación, Instituto Centroamericano de Administración y Supervisión de la Educación (ICASE), Universidad de Panamá; fue catedrático universitario en el área de Administración Educativa; Ha ocupado cargos directivos de alta jerarquía en la Universidad de Panamá: Fue Director del Instituto Centroamericano de Administración y Supervisión de la Educación (ICASE); y Director de Currículo de la Vicerrectoría Académica.


Buscador


Click y Descarga Logo Oficial