El relato de un náufrago


Por: José Vergara. Estudiante de Periodismo | Publicado el: 24 septiembre 2020 Crónicas

El relato de un náufrago cuenta la historia real de Luis Alejandro Velasco Sánchez, un náufrago que fue proclamado héroe de Colombia por su hazaña de supervivencia en el mar durante 10 días sin comer ni beber, pero que tras la versión distribuida y dada a conocer por el diario El Espectador de Bogotá, quedó olvidado; algo que resulta irónico pese a la gran fama y/o notoriedad recibida producto de este gran acontecimiento. Y es que el propio gobierno colombiano conspiró para lograr que su efervescente historia, así como su subió como la espuma, también se apagará cual llamarada de capullo.

Ahora bien, cabe destacar que la primera intención de su autor (Gabriel García Márquez), era la de escribir un reportaje periodístico sobre un hombre “Luis Alejandro Velasco” y no un texto literario. El tema principal de este relato es precisamente la supervivencia de un náufrago, con todo lo que tiene de angustia, desesperación, soledad y esperanza, por ello desde el principio el “Relato de un náufrago”, no nació para ser un libro. En realidad, a mi juicio es un excelente reportaje periodístico de un hecho trágico acaecido en alta mar y donde perdieron la vida 7 marineros a bordo del destructor A.R.C. Caldas, un barco perteneciente a la Marina de Guerra de Colombia.

El desafortunado accidente dejó un sólo sobreviviente, Luis Alejandro Velasco Sánchez, un muchacho de unos veinte años que acudió a la redacción de El Espectador; medio donde trabajaba el periodista Gabriel García Márquez y dirigiéndose a él, le contó que vivió durante diez días navegando en una balsa, sin comer, ni beber. La valerosa hazaña le valió a Velasco una apoteósica condecoración por el presidente de la República, pero cae en desgracia tras revelar la verdad a El Espectador y aunque hizo bastante dinero con la publicidad, se arruinó y acabó trabajando como oficinista en una empresa de autobuses.

Pero esta heroica historia también estuvo marcada por un acto de corrupción, éste amparado bajo el paraguas del gobierno del dictador Gustavo Rojas Pinilla; que, tras conocer la verdad, buscó a toda costa restarle heroísmo al único sobreviviente de este naufragio. Y es que el hecho de que un destructor perteneciente a la Marina de Guerra colombiana se encontrara transportando artículos de electrodomésticos, fuera del margen de las leyes aduaneras, causó revuelo y molestias en la población.

A lo anterior se suma la mentira con la que el gobierno trató de encubrir el accidente en el mar. Decir que el suceso se debió a una tormenta y no al exceso de peso que cargaba el barco, dio pie a manifestaciones de protestas contra el régimen dictatorial de Pinilla, quién había llegado al poder de facto, producto de un golpe de Estado.

Vale la pena resaltar como esta historia de heroísmo llega al conocimiento de la población, y es que en la forma como llegó; es a mi juicio otra gran hazaña que merece ser ponderada. Los catorce reportajes en el diario El Espectador de Bogotá, nada más y nada menos que de la pluma de Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura, un periodista incisivo, de una técnica literaria y olfato periodístico profesional envidiable a la hora de entrevistar; permitieron que “Gabo” como popularmente se le conoce, lograra las confesiones cronológicas del marino, a través de largas sesiones de conversación que narran el terrible episodio vivido.

En, esencia, el naufragio de Velasco constituyó una estremecedora experiencia de la soledad, un tema predilecto en la literatura de Gabriel García Márquez. No obstante, se debe aclarar que no es que el náufrago ocupara las largas horas de su infortunio en la reflexión, pues la urgencia de su situación lo sometía a una presión insoportable. Sin embargo, sí fueron horas de entrevistas dedicadas a la experiencia de sí mismo, a la vivencia de la realidad a partir de los instintos más primitivos y de los sentimientos más humanos que revelaba a medida que contaba su infortunio.

Producto de estas entrevistas, Gabriel García Márquez escribió el reportaje “Relato de un Náufrago”, un trabajo periodístico y literario que le valió el exilio; sin embargo, su fina lira no pudo ser borrada, quedó grabada con tinta indeleble como un legado inmortal y punto de referencia de la literatura latinoamericana y del mundo.


Buscador


Click y Descarga Logo Oficial