El Ahogado de Tristán Solarte


Por: Joel Méndez. Estudiante de Periodismo | Publicado el: 22 septiembre 2020 Crónicas

El Ahogado es una novela escrita en prosa que relata de forma extensa una historia de ficción sobre un asesinato ocurrido en Bocas del Toro, el pueblo natal del autor, el novelista panameño Guillermo Sánchez Borbón conocido mayormente por su seudónimo Tristán Solarte.

La narración de esta novela se realiza en tercera persona a través de uno de sus protagonistas, el Doctor Martínez, médico del pueblo en donde tiene lugar esta historia. En esta novela cada uno de sus personajes va siendo introducido progresivamente en la medida que el Doctor Martínez describe las entrevistas que realiza para esclarecer la muerte del poeta del pueblo, Rafael.

El narrador describe lo que cada una de las personas piensa haciendo un relato muy detallado de escenas importantes que marcaron la vida del asesinado con todas las personas con las que él interactúo a lo largo de su vida desde niño hasta antes de su fallecimiento.

El tipo de léxico utilizado es de forma pasiva, ya que se puede entender todo lo que el autor describe, sin embargo, si el lector lo utiliza requiere asociar las escenas al significado. Durante el relato no se usan tecnicismos y va dirigido a un público adulto, ya que se identifican relatos de connotación sexual y criminal que solo podrá ser comprendida por una persona con criterio formado.

La novela estructuralmente está dividida en dos partes. La primera titulada Los apuntes del Doctor Martínez y la segunda Los testigos. La narración de la novela no sigue un orden cronológico de lo más antiguo a lo más reciente y el relato inicia a partir de la muerte del poeta y su posterior funeral.

En la primera parte se hace una narración de las notas que el Doctor Martínez dedica por el misterioso asesinato de su amigo el poeta Rafael en Bocas del Toro. Este elemento misterioso sobre el asesinato lo refuerza el autor cada vez que a través del texto recrea ambientes que enfatizan el enigma entorno a la vida y desenlace del autor.

Adicionalmente, se refuerza un ambiente de tragedia que envuelve a la familia del poeta, ya que sus padres habían fallecido de formas muy infortunadas: su mamá por una locura que ningún médico pudo tratar ni dar un diagnóstico y su papá posteriormente se suicidó al disparar un arma de fuego dentro de su boca.

Otros elementos que marcan de forma misteriosa y trágica su muerte es la forma en como fue encontrado su cuerpo sin vida por parte de su abuela, desnudo y sobre un charco de sangre y la tormenta que acompaña el día de sus honras fúnebres.

La extraña enfermedad psiquiátrica que presentaba la madre de Rafael es una pieza importante de este análisis, ya que durante sus episodios ella lograba predecir la muerte de su hijo ahogándose como lo cuenta la Tulivieja. Por lo que estos episodios de la madre tienen un significado que relaciona la muerte de su hijo, el título de la obra e intenta esclarecer el misterio del supuesto asesinato.

La segunda parte de la novela titulada Los testigos, se refiere a una serie de testimonios que el doctor Martínez comienza a recolectar luego de visitar y entrevistar a las personas más allegadas a Rafael. El doctor veía en cada uno de los entrevistados, la posibilidad de encontrar el posible autor del asesinato de su amigo Rafael.

La novela toma un giro muy interesante al narrar el testimonio de cada persona que convivió con el poeta, ya que la imagen que tenía el doctor Martínez sobre Rafael era distinta. Los testimonios le hacen ver al doctor que su amigo era un mujeriego, vicioso, promiscuo y sin sentimientos. Estas declaraciones lo dejan consternado y por ello consulta al párroco del pueblo quien le confirma todo lo antes investigado. El párroco en esta obra significa el garante de la verdad sobre el antepasado de Rafael, pero a su vez se cuestiona en la obra el dilema de la ruptura de la confidencialidad sobre las confesiones de Rafael al párroco.

Los elementos temporales y de espacio son explicados con mucho detalle haciendo referencia a un pueblo de Bocas del Toro en decadencia luego que hacía 35 años antes a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, esta región era una de las más prósperas del país por las plantaciones de banano que tenía la United Fruit Company.

En cuanto al tiempo estacional, no se identifica en la obra un momento específico del año en el que ocurren los hechos. La mayoría de los eventos principales como el funeral de Rafael, los recuerdos del doctor Martínez con el se relacionan con tormentas, pero el autor hace la salvedad que en Bocas del Toro llueve todo el año.

La historia se desarrolla principalmente en la isla de Bocas del Toro. El autor utiliza descripciones muy detalladas sobre las características naturales de este pueblo de poco más de dos mil habitantes. Hace mucho énfasis en el clima tropical que tiene esta isla con sus contrastes de sol y lluvia, así como también de la abundante vegetación que tiene el lugar, el mar y los paisajes que le daban a veces un toque nostálgico cuando no paraba de llover y otras veces un escenario paradisiaco cuando el sol salía. También se describe por parte del narrador el Barrio del Marañón en la ciudad de Panamá, de donde procedía el doctor Martínez como un sector muy pobre y marginal de la capital panameña.

 Además, en la parte final de la obra hace alusión a otro sector de la Ciudad de Panamá, específicamente el apartamento en la Avenida Perú en donde vivió Rafael en su estancia en la capital. Este lugar era descrito como un espacio de lujo que sorprendió a uno de los amigos del poeta.

El último testimonio que el doctor Martínez tenía pendiente era el de la abuela del difunto para terminar de cerrar todos los aspectos relacionados con el pasado de Rafael y de alguna manera dilucidar las causas de su asesinato. La abuela cuenta que mientras que Rafael vivió con ella, pasaban cosas muy extrañas en las noches, y en varias ocasiones lo encontró ahogándose en su cama como si algún espíritu lo trataba de estrangular. Incluso encontró marcas de dedos en el cuello que aparentaban que alguien lo estaba tratado de matar.

El doctor Martínez le solicita a la abuela revisar el cuarto de Rafael, solicitud a la cual ella accedió. Al entrar al cuarto comienza a descubrir poemas y pinturas que aparentan la de una persona ahogada. Cuando el intenta reconstruir estas piezas, una extraña situación acontece en la habitación que lo tira en el piso y una voz extraña salió de él diciendo que ojalá, Rafael no hubiese muerto para tener el gusto de asesinarlo con sus propias manos. Al abrir la puerta, logró salir y la abuela le pregunta si había encontrado todo lo que buscaba.

Con esta última escena, concluye la obra manteniendo el suspenso y el enigma sobre la muerte del poeta. Los elementos mágicos predominan en su final y dejan al lector con incertidumbre acerca de la verdadera causa de la muerte y el papel que jugaba su madre fallecida en esta historia y la complicidad de su abuela.

 


Buscador


Click y Descarga Logo Oficial